04 junio 2009

Día 14



Catorce días en Madrid. Dos semanas y en todas esas horas, conversaciones lo que se dice conversaciones, solo hubo tres, ni una más, ni una menos.

Para la semana, me digo, puede ser diferente...

Para la semana... ya se vera, pero no me hago ilusiones.

... Puede que yo desee quedarme en Madrid, pero puede, también, que Madrid no quiera que me quede en ella.

...O puede que, simplemente, me este asustando del precio por fundir el último año supuestamente libre de mi vida, en una apuesta sin ases en la manga y las cartas en contra.

Y, la verdad, es que si encontraran mis dudas una buena excusa que darme "me retiraría" ya. Pero no la encuentro y sigo queriendo quedarme aquí.

2 comentarios:

Nes dijo...

manolito la vena galleguiña llamada morriña entra en acción, aguanta y si necesitas hablar o escribirnos algo, hazlo y lucha por esa nueva vida que buscas.

Manuel Miraflores dijo...

Morriña no es. Eso seguro. Echo de menos la gente, no la tierra.