31 julio 2009

Sobre la filosofía, el teatro y la locura

Cuentan que una vez hubo un filosofo tan convencido de que el ser humano es racional por naturaleza que vivía convencido de que la locura no existía.

Para este buen hombre la locura era solo puro teatro y nada más y los locos gentes que nos toman el pelo, aprovechándose de nuestra ignorancia e ingenuidad para reírse de nosotros.

Tan convencido de ello estaba que se decidió a demostrar ante una manada de incrédulos que estaba en lo cierto.

La demostración era sencilla, “actuare como un loco, pensare como un loco, sentiré como un loco”,
(la cita, por supuesto, no es literal). Entonces el filosofo se convirtió en actor y tanto, pero tanto, se metió en el papel...

… Que termino loco de verdad.

Lo que prueba que en efecto la locura existe y no es cosa de cuerdos jugar con ella.

Bueno, eso es lo que cuentan. Mas yo me pregunto una serie de cosas...

¿No sera más bien cierto que el resultado de lo acontecido fue otra cosa?

¿No sera que tomar el pelo a la gente es tan divertido que una vez comienzas no das parado?

Que el teatro transmuta almas, corazones y miradas es por todos bien sabido. Ese es el don del arte.
Lo hace con las almas, corazones y miradas del publico por supuesto, ¡cuanto más no lo hará en el alma, corazón y mirada del actor!

¿Fue eso acaso lo que de verdad aconteció?,

¿Llego el teatro y obro el prodigio?

¿Vivió y murió el filosofo enamorado de su papel, pero papel al fin y al cabo?

A ciencia cierta lo único que sé es que yo si voy vivir y morir sin llegar jamás a conocer la respuesta.

(Nota : Esta entrada tiene más de un culpable y es consecuencia del efecto combinado y travieso que en quien esto escribe produjo recordar a la vez dos entradas distintas en respectivos blogs ajenos, el de Nes y el de Alicia.)

4 comentarios:

Alicia Murillo dijo...

Qué ilusión, es la primera vez que me citan en otro blog.
Yo creo que en la locura, como en casi todo en la vida, hay una gran dosis de voluntad propia.
Besos y gracias.

Manuel Miraflores dijo...

Hola Alicia.
Tres veces ya me has dado las gracias, las llevo contadas, y... de nosotros dos, en las tres, era yo quien debería darlas...

(¿Recuerdas que tu blog fue el primero que me enseño lo que es un blog?)

JUAN ANTONIO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
JUAN ANTONIO dijo...

La locura existe, y te aseguro que la muerte psíquica que supone la locura de verdad es infinitamente peor e infinitamente más dolorosa y aterradora que la muerte física. Sólo quienes no conocen la locura, como filósofos y artistas que viven ociosos y superficiales en el vapor irreal de la imaginación, lejos de este mundo y de las cosas de carne y hueso de este mundo, pueden hablar de la locura "romántica y alegremente", porque no saben de lo qué hablan. Detesto el arte y detesto la filosofía cuando se dan a esta clase de juegos, hasta la misma médula.